Blogia
iesma

UN INCISO

Cuando hace unos días me encontré con que uno de mis ya muchísimos antiguos alumnos me saludó con el cariño con que me suelen seguir saludando muchos de ellos, me dio la misma alegría de siempre. Creo que a todos nos gusta que, de vez en cuando, nos recuerden que hemos tenido algo que ver en la vida de otras personas, que en algo les hemos influido y que sigues siendo recordado.

Pero esos sentimientos aumentaron cuando, días después, apareció por la biblioteca del instituto: venía a regalarme una de las letras más bellas y con más mensaje que he leído u oído en mi vida. Se trata del poema "Ítaca", del gran poeta griego Kavafis, que Luis Llach adaptó y al que añadió la segunda y tercera estrofas para su disco "Viatge a Itaca".

Mi agradecimiento a Juan y a todos los que todavía me recuerdan y se me acercan aunque sólo sea para saludarme. Y, en su nombre, os dejo los maravillosos versos que me trajo, para que los leáis y penséis en ellos. Ojalá os ayuden a seguir adelante con otra mirada:

I
Cuando emprendes el viaje hacia Itaca
debes pedir que el camino sea largo,
lleno de venturas, lleno de conocimiento.
Debes pedir que el camino sea largo,
que sean muchas las madrugadas
en las que entres en un puerto que tus ojos desconocían,
y vayas a ciudades a aprender de quienes saben.
Ten siempre en le corazón la idea de Itaca.
Has de llegar a ella, este es tu destino,
pero no fuerces jamás la travesía.
Es preferible que se prolongue muchos años,
y que hayas envejecido ya al fondear en la isla,
enriquecido por todo lo que habrás ganado en el camino
sin esperar que te ofrezca más riquezas,
Itaca te ha dado el hermoso viaje
sin ella no habrías zarpado.
Y si la encuentras pobre, no pienses que Itaca te engañó.
Como sabio en que te habrás convertido,
sabrás muy bien qué significan las Itacas.

II


Más lejos, tenéis que ir más lejos
de los árboles caídos que ahora os aprisionan,
y cuando lo hayáis conseguido
tened muy presente no deteneros.
Más lejos, id siempre más lejos,
más lejos del presente que ahora os encadena,
y cuando os sintáis liberados
emprended otra vez nuevos pasos.
Más lejos, siempre mucho más lejos,
más lejos del mañana que ya se está acercando.
Y cuando creáis que habéis llegado, sabed encontrar nuevas sendas.

II

Que tengan buen viaje los guerreros
que son fieles a su pueblo,
el dios de los vientos favorezca
el velamen de su barco
y a pesar de su antiguo combate
encuentren placer en los cuerpos más amantes,
llenen redes de deseadas estrellas,
llenos de venturas, llenos de conocimiento.
Que tengan buen viaje los guerreros
si son fieles a su pueblo,
y a pesar de su antiguo combate
el amor colme su cuerpo generoso
y encuentren los caminos de los viejos anhelos
llenos de ventura, llenos de conocimiento.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres